Cómo se preparan nuestros vinos

Cómo se preparan nuestros vinos

El cuidado de la uva empieza con el terreno de cultivo. Bodegas como Obrada, en pie desde 1956, a la hora de elegir donde plantar sus cepas de Tempranillo, Graciano o Garnacha, elijen las tierras con la humedad y nutrientes suficientes, el frío en invierno y el sol de verano adecuados para conseguir la uva perfecta.

Elaboración vino joven

El proceso para obtener un vino del año como el Obrada Joven tinto, blanco o rosado, es la maceración carbónica de racimos enteros y sin prensar a altas temperaturas y herméticamente para que la uva fermente con sus propias encimas y sin levaduras. Cuando este proceso finaliza y la uva revienta, comienza la segunda fermentación (ahora con levaduras) y el caldo adquiere el rojo intenso de los vinos jóvenes, 12º y aromas afrutados que se conservan hasta 3 años.

Elaboración vino crianza y reserva

En el caso de la preparación de un vino tinto de crianza, como los Tempranillos y Garnacha de Obrada, tras la recolección, se procede al despalillado evitando que la rama influya en el color y sabor del vino. A diferencia del vino joven, se realiza el estrujado para romper la piel y liberar el zumo. Después viene el proceso de fermentación con levaduras donde los azúcares de la uva se convierten en alcohol etílico mientras eliminan el anhídrido carbónico. Éste permanece en la parte superior de los depósitos creando una capa llamada sombrero y que es humedecida y removida constantemente para que los aromas y color que emite no desaparezcan.

Ocho o doce días con el caldo en estas condiciones se procede al descube, o trasvasar el vino a otro recipiente donde se produce el prensado y donde el caldo ya se divide en el propio vino y el residuo seco de la parte inferior, utilizado para fabricar el orujo.

Tras el descube, viene la segunda fermentación (maloláctica) y el vino empieza a tomar cuerpo.

El trasiego, tanto para vinos jóvenes y reservas, sirve para eliminar el caldo de los fangos de las cubas. A esto se añade la clarificación que elimina totalmente las impurezas restantes del vino con gelatinas y filtrados.

El proceso de crianza comienza cuando el caldo pasa a barricas de roble, que pueden ser de roble americano o francés. Dependiendo del tostado de la madera y la añadidura de especias, así conseguiremos unos sabores u otros.

Nuestros vinos están realizados con todo el cariño y saber hacer de muchas generaciones. Descubre más en nuestra web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>