Dile adiós a las manchas de vino tinto ¿cómo?

manchas de vino

Para los amantes del vino uno de los mayores placeres es tomar una copa de un buen caldo. Al servirnos un vino, se ponen en marcha todos nuestros receptores sensoriales. El gusto, el vino y la vista son los sentidos clave para apreciar los distintos matices del vino. Pero degustar una copa de vino puede convertirse en una pesadilla si por error, acaba derramado en nuestra ropa. Y si esto sucede, ¿cómo quitamos las manchas de vino?

Seguro que a ti también te ha pasado. Estas en una cita de trabajo o con amigos y sin previo aviso ¡se te caen unas gotas de vino! Lo más importante, no entres en pánico y utiliza los consejos que te detallamos a continuación.

Manchas de vino ¿cómo quitarlas?

Si te das cuenta de que te has manchado ¡no pierdas ni un segundo! Quitar las manchas de vino recientes es mucho más fácil ¿cómo?

Sal de mesa. Seguro que en más de una ocasión te han recomendado aplicar directamente sal en la mancha para que desaparezca. Esto no es del todo cierto. La sal no eliminará la marca, pero si es cierto que favorece la absorción de la humedad del vino y evitará que la misma se extienda.

Vino blanco. Sin duda, la mejor opción es empapar la zona manchada con vino blanco. Sus taninos neutralizan los taninos del vino tino. No restriegues la mancha, aplica pequeños golpes con una esponja mojada y deja actuar el líquido. Posteriormente, limpia con agua y jabón y tu prenda quedará como nueva.

Bicarbonato sódico. Otra manera de quitar las manchas de vino es aplicar bicarbonato sódico a las mismas. El inconveniente de utilizar esta medida es que debes dejar actuar el producto durante varias horas, por lo que no es aconsejable si lo que quieres es continuar el día con esa vestimenta.

¿Y si las manchas de vino son secas?

Una vez se han secado, quitar las manchas de vino es mucho más complicado. Aún así, hay formas de quitarlas.

Leche caliente. Calienta un recipiente con leche e introduce la prenda durante el tiempo necesario hasta que observes cómo se va diluyendo la mancha. Posteriormente, lava la prenda de manera habitual.

Pero, ¿y si utilizados los métodos anteriores no hemos acabado con la mancha? En ese caso, no hay otro método que aplicar “el remedio de la abuela”: 5 partes de agua por 1 de agua oxigenada y 4 de amoníaco. Dejamos la prenda en este líquido, aclaramos con agua abundante y lavamos con normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>